viernes, 4 de agosto de 2017

No me sueltes.

Y es que hoy ya no puedo imaginar mi vida sin vos a mi lado. No puedo imaginarme un día sin oír tu voz, ni un día sin verte reír, ni un día sin tener tus manos entrelazadas con las mías, ni una noche sin despedirnos hasta quedarnos dormidos, ni un día sin estar en tus brazos.
Tu presencia me alegra la vida. Saber que al despertarme seguís a mi lado, contar las horas que faltan para volver a vernos, poder llorar junto a vos porque siempre tenés un oído para mí, planear un futuro juntos y que nada nos detenga. Estoy cada vez más segura de lo capaces que somos para lograr lo que deseamos. Todo esto me hace feliz y por esas mismas razones también te estoy agradecida.
Si supieras todo lo que siento al mirarte detenidamente, si supieras la sonrisa que provocás en mí al decirme lo mucho que me amás, si supieras cuánto disfruto observándote riendo, durmiendo o estando distraído, entenderías porqué te amo tanto y porqué no quiero tenerte lejos jamás.
No me sueltes, ni hoy ni mañana ni nunca; que yo te prometo lo mismo. Te prometo estar para vos tanto en las buenas como en las malas, te prometo hacerte feliz cada día de mi vida.
Te prometo que si estamos juntos, nada malo puede pasar.
Te amo.
-Luli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario