miércoles, 5 de octubre de 2016

El indeciso.

Sos tan indeciso que me complicás la vida de la manera más linda que alguien podría hacerlo. Somos un círculo vicioso interminable, un café que nunca acaba, una canción que jamás deja de sonar, un par de besos que no concluyen.
Vas y venís todo el tiempo, hoy sí y mañana no. ¿Quién sabe?, si sos una caja de sorpresas.
Me mirás, me sonreís, hacemos cosas juntos. Tres días después, la tierra te tragó; no sé dónde ni cómo estás, no te preocupás por hablarme y mucho menos por saber de mí.
Sin embargo, yo sigo atrás tuyo haciéndome la indiferente para, justamente, no quedar como una estúpida. Seguro te reís a mis espaldas de lo ingenua que soy, de lo fácil que caigo a tus pies y de lo sencillo que es para vos, tenerme.
Pero tranquilo, pibe. Todo va a cambiar; acordate que el que ríe último, ríe mejor.

-Luli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario