sábado, 10 de septiembre de 2016

Punto y aparte.

Mi cabeza no para de pensar, de imaginar, de maquinear, de preguntarse cosas que no tienen respuestas (¿o será que no me esfuerzo por encontrarlas?). Ya no sé qué hacer, no puedo dormir en paz, no puedo estudiar, no puedo siquiera hacer las cosas que amo con cierta tranquilidad mental.

¿Por qué se fue todo tan al carajo en un abrir y cerrar de ojos? ¿En qué momento llegamos adonde estamos? ¿Será que no supimos aprovechar cada situación? ¿Y dónde quedaron las promesas que me hiciste? ¿Qué va a pasar con nosotros?

Uno piensa que lo tiene todo y, sin embargo, cuando se va… ¿qué sucede? Nos quedamos sin nada.

Punto final.
Punto y aparte.

-Luli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario