sábado, 23 de julio de 2016

Sos inolvidable.

Ya no te quiero como antes ni tampoco miro nuestras fotos juntos. Tampoco me hacen llorar las canciones que antes me recordaban a vos y ni siquiera visito los lugares donde vos solés ir.
Pero sí admito que, a veces, te pienso. Te pienso y sonrío. Y recuerdo, y río, y soy feliz por varios minutos. Porque ya nada es como antes, ni nunca algo va a ser como anteriormente lo fue, pero sin embargo, así estoy bien. Ya no te necesito, no te quiero en mi vida; a veces es mejor tener a las personas como recuerdos, y vos sos uno de los mejores.

Me pregunto sobre vos, sobre qué sería de nosotros si aún estaríamos juntos, sobre qué hubiese pasado si no nos alejábamos. Me torturo un poco, pero no de mala manera, porque siempre vas a ocupar parte de mi mente y, también, de mi vida.

Sos imposible de olvidar, como tantas otras cosas,
y por eso cuando escucho tu nombre,
sonrío.

-Luli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario