domingo, 17 de julio de 2016

Queriendo superar(te).

Ya no lloro más por vos, quedate tranquilo. Ni siquiera sos el tema principal de conversación con mis amigas. Ni con mamá, ni con mi hermana ni con nadie.
Tampoco escucho canciones que me recuerden a vos, a nosotros. No, ya superé eso. Ahora me dedico a escuchar temas que me levanten el ánimo y describan mi felicidad actual.
Muy de vez en cuando escribo sobre vos y sobre lo que fuiste para mí, porque sí, a veces es necesario revolver el cajón de los recuerdos y sacar un poco el polvo que estos traen. Pero ojo, no siempre.
Ya no te llamo cuando voy a una joda con mis amigas, ni te mando mensajes perdiendo mi dignidad una vez más, ni te pregunto a dónde salís el finde. No, ya no. Tampoco se me retuerce el estómago cuando escucho tu nombre, ni tengo ganas de salir a buscarte.
¿Si extraño tus besos, tus abrazos, tus caricias? No, nada que ver. Me hacían bien, pero ahora otras cosas los suplantan; como las risas con la gente que quiero, como leer un buen libro o como escuchar el sonido de la lluvia.

Ahora volvamos a la realidad, a lo que realmente pasa. Dejemos de hablar boludeces, porque admito que al no tenerte cada día, todo  se me hace  más difícil, pero sé que voy a poder salir de esta (como salí de muchas).

Supongo que esto es parte de lo que llaman enamorarse.

-Luli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario