jueves, 31 de marzo de 2016

Improvisando mi adolescencia – Capítulo 31.

Me senté rápidamente en la cama para taparme o, al menos, para que se viera lo menos posible.

—Gracias —dije.

Estiré mi mano para que me diera uno de sus pantalones cortos e intenté ponérmelo lo más veloz que pude. Mientras, él miraba para todos lados. Sentía su incomodidad.

—Disculpame que esté así —dijo señalando su torso—, pasa que en esta casa hace terrible calor.

Sonreí.

—Sí, bueno. Gracias de nuevo —me levanté. —Me voy a casa.

Quedó recalculando, creo que había entendido cualquier cosa.

—¿Qué? ¿Cómo que te vas?
—Sí, nunca dije que me iba a quedar.
—Pero pensaba que sí.

Abrí los ojos alegremente y salí de su habitación, buscando la puerta principal para salir. Una vez que llegué, la abrí y él quedó atrás de esta.

—¿En serio no querés que te acompañe?
—Sí, Joaquín, posta. Gracias —dije sonriente.

Lo saludé con la mano y comencé mi trayecto. Eran las seis de la mañana y el sol estaba saliendo. Si bien ya era sábado, varios autos recorrían la ciudad: muchos llenos de adolescentes y otros tantos con gente mayor, supongo que iría a trabajar.

Últimamente mis noches están siendo rarísimas”, pensé en voz alta. En ese momento me acordé de Nico. Marqué su número y llamé.

—Julia, al fin te dignás a aparecer —dijo con cierto tono de preocupación.
—Hola, hermanito. Perdón, tuve una noche complicada.
—Después me contás. ¿Dónde andás?
—Caminando.
—¿¡Qué!? ¿Qué mierda hacés caminando? —exclamó gritando.
—¡Calmate! Estoy volviendo a casa.

Me pidió que me quedara donde estaba porque en quince minutos pasaría a buscarme. Entré a un quiosco a comprar una botella de agua y me senté en una mesa que estaba afuera de este.
Mi celular comenzó a sonar y vi en la pantalla el nombre de Agustín. “¿Por qué me está llamando?”, ¿No le quedaron bien claras las cosas?”, ¿Realmente se enganchó conmigo?”, no paraba de preguntarme. “La puta madre, ya fue”.

—¿Qué pasa? —contesté nerviosa.
—Linda, necesito hablarte, en serio.
—Basta, Agus, fue. ¿Querés escuchar que está todo bien? Sí, está todo bien —dije irónicamente.

Tomé un sorbo de agua mientras escuchaba su silencio.

—No, no fue nada. Yo sé que no fue y sé que te duele. Te juro que a mí también, necesito verte, necesito que aclaremos todo, necesito que escuches mi versión.
—¿No sos consciente del mal que me causaste? Ojalá estuvieras en mi mente en este preciso momento.
—Lamentablemente no puedo ser vos, pero es lo que más me gustaría así nunca te hubieses enganchado conmigo.

No me esperaba esa respuesta.

—Listo, chau —dije sin saber cómo continuar.
—Pará, Ju, posta te digo. Solo te pido que nos juntemos y que me escuches, después no te jodo más y si querés te alejás de mí para siempre. Pero necesito sacarme la culpa que tengo encima.
—¿Vos no estás en plena joda en tu casa? —pregunté pensativa y recordando todo. Digamos que me había olvidado de esa parte.

Se rió y, sin querer, yo también.

—Quedan un par, pero son amigos más que nada. Yo estoy en mi habitación, no disfruté la noche sabiendo que vos te habías ido así de… —lo interrumpí.
—Bueno, está bien, nos vemos.

Pude sentir su sonrisa.

—Pero mañana sin falta, alrededor de las dos, ¿me escuchaste? —soné firme.
—No te voy a fallar y vos no te vas a arrepentir de haberme escuchado, te lo prometo.
—No prometas, cumplí y listo. Odio dar segundas oportunidades pero algo me dice que vos te merecés una.
—Ese algo no te miente.

Escuché bocinazos fuertes y me di cuenta de que Nico estaba en la esquina esperándome. Me despedí de Agustín y salí corriendo al auto. Al fin estaba con mi hermano.

—Qué carita, eh —comentó apenas me senté en el asiento del copiloto.
—Te dije que mi noche estuvo complicada.

Puso música tranqui y durante el recorrido, el cual alargó para poder escuchar atentamente mi relato, le conté todo lo sucedido.

—¡Es una loca de mierda! —gritó apenas terminé de hablar.
—¿Viste? Yo no puedo creer haber confiado en alguien así.

Bajé el vidrio porque necesitaba aire. Pensar en ella y en ese plan tan psicópata y estúpido, me hacía doler la cabeza. Miré para afuera.

—Igual, ¿vos creés que hizo bien en haberte ocultado lo que le pasaba con Joaquín?
—Obvio que hizo mal. Si yo lo sabía la podría haber ayudado —respondí mirando el centro. —Pero realmente nunca se me cruzó por la cabeza.
—No caigo, boluda. Es re shockeante.
—Y lo peor es que yo soy la protagonista.



Guardó el auto en el garage y entramos por la puerta de tal. Fui al baño a lavarme los dientes y a sacarme el maquillaje, mi cara era un completo desastre. Cuando salí, vi a Nico durmiéndose en el sillón, por lo que lo desperté con tranquilidad así hacía sus cosas.

Al llegar a mi cuarto, me di cuenta de que había estado con el pantalón de Joaquín durante todo ese tiempo. Para mi suerte, mi hermano no había preguntado nada. Saqué mi pijama de debajo de la almohada y me lo puse; dejé el short sobre una silla así me acordaba de devolvérselo. Busqué el cargador de mi celular y lo enchufé. Pensaba dejarlo sobre la mesita de luz para poder dormir de una vez por todas, pero mis amigas habían estado charlando en el grupo.

Fio: La verdad q por ser el último finde antes de q comiencen las clases, estuvo chotísimo
Luz: Coincido! Si la joda no hubiese salido así...
Luz: Che ami, seguro q Julia está durmiendo, y me chupa tres huevos q Paula lea esto. No deberíamos sacarla del grupo? Se fue todo al carajo
Fio: Sí, no? Pero la administradora sos vos, tonta
Pau: Chicas, no me saquen, esperen
Fio: Ya tuviste tu tiempo d hablar. Luz, dale
Luz: No jodas Paula, ya fue
Pau: No, no! Quiero decirles algo
Fio: Qué pasa?
Pau: Estoy muy arrepentida
Luz: Jaja sí, bueno, hablamos
Pau: Vos y tu sarcasmo
Pau: Les hablo en serio. Salí de esa joda y llegué a casa, no paro de llorar, no puedo creer que hice todo eso
Luz: Sin embargo lo hiciste
Fio: Hubieras sido consciente antes, creo q tuviste tiempo para pensarlo bien

El último mensaje había sido hacía quince minutos. Decidí aparecer.

Julia: Luz, porfa
Luz: Hola linda. Sí, ya la saco
Pau: No sean hijas d puta!!!
Fio: JAJA nosotras? A NOSOTRAS NOS DECÍS? Cualquiera, Paula
Julia: Creo que te confundiste de personaje
Pau: Bue, hagan lo q quieran, como siempre
Luz: En serio pretendías quedarte en el grupo? No sé si sos boluda o te hacés
Pau: No bardeés que acá nadie dijo nada
Fio: Nadie dijo nada pero vos hiciste algo, motivo suficiente para q te vayas a la mierda, Paula. Luz, q estás esperando!!!! Sacala de una vez!!

Luz ha eliminado a Pau del grupo.

Julia: Gracias por todo. Las amo
Luz: Cómo no vamos a estar, pendeja? No solo te lastimó a vos, también derrumbó el grupo
Fio: Sí, totalmente. Las amo con toda mi alma chiquitas!!! ♥♥
Luz: Yo a ustedes! Pero no se pongan melosas, por favor
Julia: Jajajaj qué hacen despiertas?
Fio: Yo llegué hace un rato, estuve con una amiga q me encontré en lo de Agustín
Luz: Yo nada
Julia: Apa
Fio: Ese “yo nada” me suena más a “yo hice de todo”…
Luz: Jajajaja las odio. Estuve con Ramiro
Julia: Ah, qué bien! No hablaban hacía bastante, no?
Luz: No, Ju, no. ESTUVE con Ramiro
Fio: PARÁ
Julia: ESTUVISTE DE ESTAR?
Luz: CHICAS, A VER, ME LO COMÍ
Fio: QUE QUÉÉÉ
Julia: CONTÁ TODO, esa es mi lady

Nos dio detalles de la situación: ella estaba con Bruno y de repente apareció Ramiro. La sacó a bailar y después salieron afuera a tomar un poco de aire, donde él empezó a chamuyarla y Luz, obvio, le siguió el jueguito. Él le dijo de ir a caminar porque ya estaba cansado, ella accedió y la magia sucedió. ¡Al fin una linda noticia!
Me fui a dormir feliz. Sí, tres mil malas en solo veinticuatro horas, pero rescatar algo bueno es, hoy en día, necesario.



Me desperté. Miré el reloj: 12:06. “Bueno, bastante bien, supongo”, pensé. Abrí las cortinas y vi el patio de casa: había un sol radiante y parecía un día caluroso. Aproveché a abrir las ventanas así mi habitación se ventilaba un poco. Me volví a acostar simplemente para hacer fiaca y agarré el celular.

Agus: Buenos días, no me olvido de nuestro encuentro de hoy
Yo: Hola, sisi. A qué hora entonces?
Agus: Tipo dos y media?
Yo: En dónde?
Agus: En algún lugar donde se pueda hablar bien
Yo: Vení a casa, seguro q Nico sale. Un rato nomas.
Agus: Ahí voy a estar, linda. Gracias

No podía ni quería hacérsela tan fácil, así que lo dejé en visto.
Abrí el siguiente mensaje y era de Nico. Me avisaba que se juntaba a almorzar con Eugenia en su casa, probablemente no volvería hasta tarde. Después de toda la revisión general de WhatsApp, ordené mi cuarto y decidí cambiarme. Cuando empecé a sacarme el pijama, un chucho de frío me atacó. “Qué raro”, pensé, “acá siempre hace calor”. Mi idea de usar short cambió automáticamente, así que opté por este look.

Fui a la cocina y vi que Nico me había dejado una notita sobre la mesita del living: “te compré sandwichitos de miga, tus preferidos: dos de primavera y dos de morrón con huevo. Te quiero”. Si quiere, puede ser el más lindo. Estaba yendo a la cocina para almorzar pero me agarró un frío horrible, por lo tanto volví al living a buscar alguna camperita y encontré una de mi hermano. Me la puse y, ya preocupada, agarré el termómetro que está en la cocina para ver si tenía fiebre.
Ah, no, si yo no pego ni media”, dije en voz alta al ver que el termómetro marcaba 39 y medio de temperatura. Con lo desabrigada que había estado los últimos días, era obvio que algo así iba a pasar; solo esperaba una cosa y era estar mejor para el primer día de clases.

Yo: Eu, estoy con fiebre
Agus: No querés verme? Decimelo y listo
Yo: Jaja no, es en serio. Vení igual, quiero escucharte, pero te dejo la llave de la puerta principal atrás de la maceta roja que está en el porch. ACORDATE. Yo me tiro en el sillón a ver una peli, llamame cuando estés viniendo y si no atiendo es porq me dormí
Agus: Jajaja bueno, y paso nomas?
Yo: Sí, te dije q te dejo la llave atrás de la maceta roja
Agus: Maceta roja. Listo



Luli / Improvisando mi adolescencia – Capítulo 31.

12 comentarios:

  1. NO ME LO CORTES ASIIII. Y JOAQUÍN?????????

    ResponderEliminar
  2. naaa, no garcho con Joaquin, chau me voy



    na mentira no puedo, me encanta igual, pero yo quiero que este con Jo!!! SEGUILA PLSSSS

    ResponderEliminar
  3. Jodeme que vio en cuero al ex y no se lo cojio? Pobre Jo, no se lo merece si el no tuvo la culpa

    ResponderEliminar
  4. SEEEEEEEEEGUILA YA POR FAVOR, quiero que vuelvas con joa, se quieren o eso parece, pensá bien todo!!

    ResponderEliminar
  5. Otra vez el pelotudo de Agustín?
    JOAQUINNNNNNN TE AMO

    ResponderEliminar
  6. Quédate con Agustinnnnnnn plisssss ♡♡♡♡♡♡
    Tambié crei qué iba a estar con el ex

    ResponderEliminar
  7. Te deje un mensaje en la cuenta de tw y me encantaria que lo leas o que por lo menos lo tengas en cuenta, amo la novela y todo lo qie twitteas, en tw aparezco como @soficourtot

    ResponderEliminar
  8. como que no se lo garcho a joaquin????? ahre tiene q volver con el, fin.
    seguila yayaya la amoo!

    ResponderEliminar
  9. como que no se lo garcho a joaquin????? ahre tiene q volver con el, fin.
    seguila yayaya la amoo!

    ResponderEliminar
  10. La mayoría quiere que vuelva con Joaquín, no se acuerdan que la trato de puta?..
    Seguí así!!

    ResponderEliminar