lunes, 29 de febrero de 2016

Improvisando mi adolescencia - Capítulo 17.

Un rato después las pizzas estaban listas. Pusimos la mesa entre todas, bajamos un poco el volumen (que por cierto sonaba Roses de The Chainsmokers, tema que amo) y una vez ya en nuestros asientos, todas me miraron esperando que relate mi historia.

—Me ponen nerviosas, chicas —dije bajando la mirada mientras me reía. —Coman y escúchenme, no me miren.

Todas se rieron al unísono. Empezamos a comer.

—Bueno, cuando llegamos a casa después del almuerzo estaba solamente mi mamá, pero se fue unos minutos después —hice una pausa para tomar jugo. —Cuando nos quedamos solos, subimos a mi habitación, yo puse música y todo eso que hago cuando estoy sola, ustedes ya saben —y asintieron con la cabeza. —Empezamos a besarnos, cada vez con más intensidad —me sonrojé, sonreí y ellas gritaron “aaaayyyy”—, ¡cállense! —las callé. —Quedamos acostados en mi cama y él dijo que no iba a hacer nada que yo no quisiera… —fui interrumpida por Pau y su celular.
—Uy, no sé quién será, qué inoportuno —dijo ella. —Voy al baño a atender, después me terminás de contar —me dio un beso y se fue a hablar.
—¡SEGUÍ! —me gritaron las dos restantes.

Y habré estado una media hora más contando mi historia de amor, con jugo y pizza de por medio. Mis amigas la amaron, me hicieron preguntas de todo tipo pero decidí no responder algunas por respeto a nuestra relación, obvio.
Pau apareció como quince minutos después de que yo haya terminado, todas la miramos como “¿y?”.

—Chicas, ¿hoy vamos a ser solo nosotras y nuestras respectivas… parejas? —terminó la frase dudando de lo que acababa de decir.
—Supongo —soltó Fio. —¿Por?

Pau se sentó.

—Porque acaba de llamarme Abril, mi amiga de vóley, ¿se acuerdan?

CÓMO olvidarla.

—¡Ay, sí! ¡La prima de Agus… —no terminó de hablar porque se dio cuenta que es la prima de Agustín.

Las tres me miraron a mí esperando una respuesta.

—¿Por qué mierda me miran? —pregunté violentamente.
—Tranqui, amiga. Porque es probable que venga con Agustín, salen siempre juntos —gran silencio. —Pero si no querés, no vienen y listo.

Pensé un rato.

—Recuerden que viene Jo, chicas. No quiero quilombo —dije sinceramente. —Que venga, pero que se mantenga alejado de mi novio y de mí.

Sonrieron y volvió a llamar a Abril para confirmarle. Yo fui al baño y aproveché a escribirle a Joaquín, prefería que se enterara antes.

Yo: Amor
Jo: Hola hermosa! Voy ahora?
Yo: No, no. Sobre eso t quiero hablar
Jo: Se canceló?
Jo: No Joooo. Va a venir Abril con Agustín
Yo: Abril? Quiéne s Abril?
Yo: La prima de él
Jo: Y?
Yo: Nada, querés q vengan? Sino les digo a las chicas q no y fue
Jo: Sí gorda, vamos a tratar de mejorar esa relación, dale? Si va a ser tu amigo quiero conocerlo o algo
Yo: ♥ te amo, nos vemos en un rato
Jo: Yo más!! Llevo algo?
Yo: Esacbio

Salí del baño más contenta de lo que había entrado.

—¿Y? ¿Qué onda? —preguntó Pau mientras juntaba la mesa. Empecé a ayudarla, Fio y Luz lavaban y secaban los platos.
—Jo dijo que no tiene drama, así que todo bien —sonreí.
—¡Genial! ¡Qué linda noche se viene, amigas! —gritó Fio.

Terminamos de ordenar la cocina y el comedor y empezamos a sacar los objetos de valor que Fiorella tiene en su casa, los cuales son bastantes: desde jarrones hasta cuadros súper importantes para su mamá. Una vez que terminamos, nos dividimos la plata del alcohol que habíamos comprado, Luz casi siempre se encarga de comprar todo y nosotras le devolvemos lo que gastó.
Sacamos algunos vasos, acomodamos la mesa, pusimos hielo en el congelador y cambiamos de música: la cumbia y el reggeatón se iban apoderando de la casa. Una media hora después, empezaron a llegar nuestros invitados… y, a decir verdad, había más gente de la que le habíamos dicho: seguro eran amigos de nuestros amigos, amigos de los chicos, y se fueron enterando. A Fio no le molestó en absoluto, al contrario, le encantaba recibir gente en su casa (su casa es como la casa del grupo) siempre y cuando no haya demasiado descontrol.
Hacía mucho calor, demasiado por ser Febrero, así que abrimos la puerta principal. Podría decir que fue como una joda solo que con menos personas, alrededor de veinte chicos y chicas estaban junto a nosotros, casi todos conocidos, claro.
Cada persona que entraba, lo hacía con una botella de alcohol bajo el brazo, esa es siempre la regla. Fuimos abriendo de a poco, aunque media hora después la mayoría estaba dada vuelta por culpa de los juegos, pero también por culpa de ellos mismos: los que no jugaban, tomaban desenfrenadamente como si no hubiera un mañana. Yo todavía no. Todavía.


—Mirá en dónde te vengo a encontrar, pequeña —me dijeron a mis espaldas. Me di vuelta y sí, era Agus.

Me reí bastante, el alcohol empezaba a hacer efecto.

—¡Hola, metido! Vos no tenías que venir —¿qué acababa de decir?, explicame. —Quise decir, vos no estabas invitado desde un principio —dije intentando arreglar la situación.

Hizo su típica sonrisita y se acercó para que lo escuchara mejor, la música estaba más fuerte que antes.

—¡Callate, Julia, callate mejor! —reímos. —¿Conocés a alguien de todos estos? —me preguntó mientras ambos mirábamos a la gente.
—Sí, creo que sí —tomé un sorbo de mi Fernet Branca. —¿Vos? —lo miré.
—A algunos. ¿Joaquín no viene?
—¡Joaquín! —grité. —Gracias, bombón, me hiciste acordar que está por llegar —le di un beso en la mejilla y me fui. Él se quedó ahí, sonriendo.

No era consciente de lo que estaba haciendo, las palabras salían de mi boca sin filtro alguno, aunque al día siguiente siempre recuerdo todo (supongo que algo vale). Me alejé de Agustín y me crucé a Fio, quien me preguntó si me sentía bien y le respondí gritando que sí, que estaba mejor que nunca. Ella sonrió simpáticamente y se fue con su vaso de Gancia a cambiar de canción. No suele tomar demasiado, toma lo necesario, lo cual es genial porque puede cuidar a las que se ponen… mal.


Cuando llegué al patio de delante de la casa, Jo estaba bajando del auto de su papá con su mejor amigo Nicolás como copiloto. Sí, ¡le dio la cara para ir con mi hermano! Pero pará, Diario querido, no solo eso, sino que también bajaba Eugenia del asiento trasero…

Luli / Improvisando mi adolescencia - Capítulo 17.

12 comentarios:

  1. Mi me podes dejar con la mitad del relato , dale quiero el cap 18 !!!!!

    ResponderEliminar
  2. NO ME PODES DEJAR CON TAAAAANTA INTRIGA LUANA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. LA puta madreeeeee no los dejes por la mitaddd desp estoy todo el dia reflexionando que puede pasaaaaar!!

    ResponderEliminar
  4. LUANA POR FAVORRRR EL 18!!!!! Aguante el #TeamJo AGUSTÍN SALÍ, NADIE TE QUIERE! SEGURO SE MANDA ALGUNA, CULPA TUYA LU VOY A ESTAR TODO EL DÍA PENSANDO, okey, mejor me calmo

    ResponderEliminar
  5. Noooooooooo me dejes con intriga lpm! Quiero el otro ya , no lo dejas por la mitad.

    ResponderEliminar
  6. No podes dejar con tanta intrigaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  7. #TeamNico oh, soy la unica que le re da? Jajajajaja ♥

    ResponderEliminar
  8. QUIERO EL 18!!!!!!!
    Esto esto esta muuy joya, me encantaaa ♥

    ResponderEliminar
  9. En una noche me leí todos los capítulos, porque ayer me entere de tu blog y me re encanto, me enamore de tu historia. ¡NO PUEDO ESPERAR A MAÑANA LPM!
    Ah y una pregunta, todo esto te esta pasando a vos en estos días o es de hace mil?

    ResponderEliminar
  10. Sos una geeeenia,ya subiste el cap18? No me apareceee

    ResponderEliminar