jueves, 25 de febrero de 2016

Improvisando mi adolescencia - Capítulo 15.

Nico me miró pensando que yo sabía algo, pero no, estaba equivocado.

—Hola, Eugenia —saludó Jo. —Bueno, ella y yo fuimos compañeros en el secundario hasta el año pasado —explicó.
—Hasta que yo me cambié este año para hacer el último en otro colegio —continuó ella.

Nos reímos por la extraña casualidad.

—En fin —dijo mi hermano—, y ella es mi hermana —me señaló.

Eugenia se acercó a darme un beso, parece una mina simpática. Es alta, de contextura normal, tiene los ojos grandes de color verde y el pelo castaño hasta el pecho. Estaba con un look genial (acá el look) y un make up tranquilo. Nos sentamos en su mesa.

—Qué loco haberse reencontrado, ¿no? —pregunté.
—Sí, la verdad que sí —Jo rio. —Nunca hubiese pensado en vos como novia de Nico.

Nos reímos todos menos… sí, Nico.

—Y acá me tenés, con esta belleza —dijo él sonriendo. Se besaron. —Bueno, ¿qué comemos?

Nos pusimos de acuerdo en pedir unas papas fritas de entrada y como menú principal, pizzas. El almuerzo fue normal, le hicimos preguntas para conocerla, ella nos hizo a nosotros, hablamos del colegio y cosas estúpidas. Al terminar, Euge dijo que le encantaría volver a vernos, por lo que quedamos en acordar otro encuentro durante la semana. Mi hermano estaba feliz y eso era lo que más me alegraba. Nico tenía que ir a buscar el auto que había quedado medio lejos, por lo que decidí acompañarlo. Jo y Eugenia esperaban afuera del restaurante.

—Fuera de joda, qué locura volver a vernos acá —soltó ella.
—Sí, la verdad que sí.
—Joaco, gracias por no haber dicho nada de… —silencio incómodo. —Bueno, vos sabés.
—No es nada, Euge. Yo también prefiero que no se enteren, fue hace mucho y ya está.

Ella sonrió.

—Totalmente. Hace como dos años, fue… —pensó— nada, básicamente.

Mi hermano y su nueva chica se fueron a tomar un helado, o eso creo, y Jo y yo fuimos a mi casa a ver a mamá.


—Suegraaaaa —gritó él apenas entramos. Mamá salió del baño. —Acá está.

Se abrazaron como si fuera el último día de sus vidas, lo juro.

—¿Cómo estuvo su almuerzo? —preguntó mamá mientras nos sentábamos en el sillón.
—¡Excelente! La pasamos re bien, fue re divertido —quise interrumpirlo para que no meta la pata pero no pude—, simpática tu… —pude interrumpir.
—Hija —terminé la frase. Jo me miró extrañado. —Quiso decir que yo soy re simpática, ¿no, amor? —y le toqué el codo para que me siga la corriente.
—Sí, sí, eso —respondió nervioso.

Mamá no entendía nada.

—Como digan —dijo mamá. —Me tengo que ir a la clínica a atender a un par de nenes, ¿ustedes se quedan?
—¿Estás trabajando? —pregunté impactada. —Creí que te habías tomado una licencia, má.
—Ay, hija, no, todavía no —agarró su bolso, se puso la chaqueta blanca y se fue. Es una gran pediatra.

Cuando cerró la puerta, Jo me besó y automáticamente me llegó un mensaje. Me separé un poco de mi novio y lo leí: era papá avisándome que hoy llegaba tarde. Nico no estaba. Mamá acababa de salir. Casa sola. Nos levantamos del sillón y fuimos a mi pieza.


Apenas entramos, ingresé a Spotify de la computadora y puse Trátame suavemente de Soda Stereo: nuestro tema. Estaba nerviosa, sabía que estaba por pasar eso con lo que tanto había estado soñando. Me di vuelta para dirigirme hacia donde estaba Jo pero él estaba atrás mío. Nos quedamos mirando fijamente como unos diez segundos hasta que puso sus manos en mi cintura y comenzamos a besarnos. La intensidad iba aumentando y me gustaba. Después de dos minutos aproximadamente, nos dirigimos (besándonos) a mi cama. Yo quedé abajo y él arriba. Mi corazón iba a cien por segundo, no es broma.

—No te voy a presionar, mi amor —dijo él mirándome. Estaba excitado y se notaba.

Simplemente sonreí y continué besándolo. Con eso dije todo. Me devolvió la sonrisa y me sacó la camisita de jean que tenía puesta (por si no recuerdan el look acá está). Yo le saqué su remera y, acto seguido, él me sacó mi top. A pesar de que llevamos juntos más de un año, nunca me había visto en corpiño pero sí en bikini, aunque tuve “vergüenza” de todos modos. Empecé a desabrocharle el jean que llevaba y le bajé el cierre, dejé que él hiciera el resto. Cuando se lo sacó, empezó a besarme lentamente el cuello y fue bajando hasta llegar a mi cintura, donde me sacó el cinturón y luego el jean. Quedamos en ropa interior y yo no sabía cómo continuar, por suerte él me supo guiar. Antes de continuar se puso un preservativo, obvio, sin protección no hubiese pasado nada.

—Te amo —soltó.
—Te amo —le respondí.
—Avisame cualquier cosa.

Le sonreí e hizo su trabajo.

Todavía recuerdo el dolor que pasé, creo que me cayeron algunas lágrimas, aunque tal vez eran por la emoción. Me trató como una reina, me cuidó y me repetía constantemente lo mucho que me ama. No me arrepiento, estoy más que feliz con la decisión que tomé: comprobé que esperar vale la pena. Había dejado de ser una nena para convertirme en una mujer, ahora ambos tenemos que ser conscientes de lo que hacemos.
Cuando terminamos, nos quedamos dormidos una hora más o menos. A mí me despertó mi celular sonando, pero él continuó su siesta. Era Nico.

Nico: Hola, estás en casa?
Yo: Hola, recién lo veo! Sisi, estoy con Jo, por?
Nico: Apa.. No, por nada, entonces no voy, los dejo solossss, jaja
Yo: Qué tarado, vení si querés
Nico: Nono, posta, no pasa una. Quería agradecerte por lo de hoy, la pasé re bien y espero que uds también
Yo: De nada, hermanito. Fue un placer. Te queremos
Nico: Yo a ustedes!!

Cerré su chat y entré al grupo con las chicas. Una vez más interrumpía su tema de conversación, pero casualmente estaban preguntando por mí.

Julia: Hola amiiiis!!
Fio: Apareció la perdida! Cómo estuvo tu almuerzo familiar?
Pau: Contá todooo
Julia: Genial!! No saben LO que fue este día, el mejor. LEJOS!
Luz: Ay, amiguitaaa, contanos! Q pasó?
Julia: Me van a creer?
Pau: Sos boluda? OBVIO! Dale!!
Julia: Ya no soy más virgen. NO SOY MÁS VIRGEN!!!
Fio: WHAT’S!!!!!!!!!
Pau: QUÉ!!!
Luz: TE AMOOOO, largá todo
Julia: Sólo les digo que fue con Jo, para el resto necesito verlas
Fio: Ay, menos mal, me llegabas a decir con el tarado de Agustín y te mandaba a la mierda, amiga
Pau: Qué lindooo, cuándo nos juntamos entonces?
Luz: Tendríamos que organizar algo antes del lunes que empezamos las clases, no?
Fio: Bueno, si quieren haecmos algo esta noche! Vengan ustedes a dormir
Pau: Allá vamos a estar
Julia: Dale, genia
Luz: Y después hagamos algo el finde, nos la damos en la pera MAL para terminar las vacaciones
Pau: Apoyo a Lu, claramente
Julia: Jajajajajaja Luz tiró la posta
Fio: Siempre pensando en la joda. Bueno, hoy arreglamos eso también

Estaba tan contenta. ¡Nada podía ir mejor! Un ratito después me volví a acostar. Pensando con los ojos abiertos, me interrumpió Jo despertándose.

—Hola, Ju —me dijo abrazándome.
—Hola, lindo.
—¿Estás bien? —me preguntó con una sonrisa hermosa.
—Perfecta. ¿Vos?
—Feliz.

Luli / Improvisando mi adolescencia - Capítulo 15.

12 comentarios:

  1. Hola!! Soy Forrabipolar (De Twitter) Me Encanto!! Realmente Quede Sorprendida En Como Te Expresaste Eres Muy Buena Escritora Te Felicito Amo Tu Blog..Me Gustaría Algún Día Formar Un Blog Con Vos!..

    ResponderEliminar
  2. Este capitulo fue el mejor de todos!!!

    ResponderEliminar
  3. Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaay lo amé, el otroooooo bue

    ResponderEliminar
  4. NENAAAAA NECESITO MIL CAPITULOS COMO ESTEEE
    aparte lodel look me re hizo acordar a los fanfics y <3

    ResponderEliminar
  5. Necesito urgente el cap 16, amé este capitulo. Sos una genia, y amo como te expresas!! Un beso gigannnnte Luli!

    ResponderEliminar
  6. Ayyyy ya quiero que publiques el 16!! Sos una grosaaa, seguí así💞

    ResponderEliminar
  7. El mejor cap de todoos *-* necesito el 16 yayayaaaaa! geniaaasssss

    ResponderEliminar
  8. Ayyyyy lo ame, exijo e imploro el capitulo 16

    ResponderEliminar
  9. Quiero el 16 por favorrrrr, me re enganche leyéndote, sos una genia

    ResponderEliminar
  10. Necesito el 16 yayayaya!!!!

    ResponderEliminar
  11. Miren que pertenezco al bando de agus pero me mori de amooor!!

    ResponderEliminar