lunes, 2 de noviembre de 2015

Vivir.

Cuando canto, me siento viva.
Cuando lloro, me siento viva.
Cuando bailo, me siento viva.
Cuando me río hasta llorar, me siento viva.
Cuando estoy con la gente que quiero, me siento viva.
Cuando beso a la persona que amo, me siento viva.
Cuando digo "te quiero", me siento viva.
Cuando recibo un mensaje de esa persona, me siento viva.
Cuando escucho el sonido de las gotas de la lluvia, me siento viva.
Cuando leo mi libro preferido, me siento viva.
Cuando mis primos más chicos me llenan de abrazos, me siento viva.
Cuando hago lo que amo, me siento viva.
Cuando escucho una canción que me pone la piel de gallina, me siento viva.
Cuando me visto linda sola y exclusivamente para mí, me siento viva.
Cuando me arriesgo, me siento viva.
Cuando sé reírme de mí misma, me siento viva.
Y pensar que todavía hay personas que dicen que no vale la pena estar vivo. Deben estar buscando la felicidad en lugares demasiado complejos, porque la felicidad real y valiosa la tenemos todos los días en las pequeñas cosas...
Abran los ojos y redescubran. Redescúbranse.

-Luli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario